Extension Logo
Extension Logo
University of Minnesota Extension
extension.umn.edu

El comportamiento agresivo (en inglés "bullying") es un problema serio que lleva a consecuencias serias

Esto es parte de la serie de Teen talk: a survival guide for parents of teenagers.

español | English

El comportamiento agresivo es un problema particular con los adolescentes y preadolescentes. Desafortunadamente, los agresores (en inglés más conocido como "bully") causan daños psicológicos y físicos duraderos a otros jóvenes. Debido a que normalmente los jóvenes agresivos no agreden delante de los adultos, a menudo los profesores y padres desconocen la existencia de estos comportamientos agresivos y rara vez hacen algo para detener a los agresores o ayudar a los jóvenes que están siendo agredidos.

¿Qué es el comportamiento agresivo (“bullying” en inglés)?

La agresión ocurre cuando uno o varios jóvenes abusan física, emocional o verbalmente para hacer que la vida de otro sea miserable. El comportamiento agresivo no es un comportamiento normal de la niñez y no se debería echar a un lado con “los niños siempre serán niños”.

Los síntomas de que están agrediendo a alguien incluyen:

  • Ropa perdida o rasgada.

  • Moretones sin  explicación.

  • Temor o ansiedad.

  • Humor cambiadizo.

  • Comportamiento introvertido.

  • Un bajón en las notas en la escuela.

  • Una falta de amigos.

  • Una pérdida de apetito.

  • Renuencia inexplicable para ir a la escuela.

  • Pidiendo provisiones adicionales para la escuela o dinero adicional para el almuerzo.

  • Desórdenes del sueño.

¿Qué indican los resultados de estudios?

Los estudios indican que es más probable que los niños que muestran características crónicas de agresión a los ocho años de edad sean condenados por crímenes cuando sean adultos jóvenes. También es más probable que castiguen físicamente o abusen a sus propios hijos cuando crezcan. Aquí hay otros hallazgos de los estudios sobre el comportamiento agresivo en los Estados Unidos.

  • En las escuelas un 24 por ciento de los estudiantes de sexto grado dijeron haber sido víctimas de agresores en comparación con un 7 por ciento de los estudiantes del grado 12.

  • De los estudiantes entre 12 a 18 años, en 2011 un 28 por ciento dijo haber sido víctima de agresores en la escuela; un 9 por ciento dijo haber sido víctimas de agresores cibernéticos (en línea).

  • El comportamiento agresivo ocurre con más frecuencia del sexto al octavo grado habiendo poca diferencia entre las áreas urbanas, suburbanas, pueblerinas o rurales.

  • En los niños de 8 a 11 años de edad, casi tres cuartos de ellos dice que en su escuela ven a estudiantes haciendo burlas y demostrando comportamiento agresivo.

  • Los adolescentes indican que las burlas y el comportamiento agresivo son "problemas serios," clasificándolos como problemas mayores que el racismo, la presión de tener relaciones sexuales, probar bebidas alcohólicas o usar drogas.

  • Un 22 por ciento de los estudiantes del cuarto al octavo grado informan que los problemas académicos son debido al comportamiento agresivo de sus compañeros.

  • Los jóvenes que son agredidos corren un mayor riesgo de sufrir ansiedad, depresión, soledad, infelicidad y poca autoestima.

  • Es más probable que un niño agresor participe en otras conductas negativas tales como robar o usar drogas.

Aquí hay un desglose de los estudiantes que informaron que eran víctimas de agresores en la escuela:

  • Un 18 por ciento informó que se burlaban de ellos, les decían cosas o les insultaban.

  • Un 18 por ciento dijo que eran sujetos de rumores.

  • Un 6 por ciento informó que les habían excluidos a propósito de las actividades.

  • Un 5 por ciento dijo que fueron amenazados con lastimarlos.

  • Un 3 por ciento informó que otros trataron de forzarles a hacer cosas que no querían hacer.

Diferencias entre géneros

Los estudios revelan que es más probable que los hombres, más que las mujeres, sean agresores o víctimas de agresores, siendo las maneras más comunes para los hombres – pegar, abofetear o empujar.

Era más probable que las mujeres informen sobre comportamientos agresivos verbales y psicológicos, incluyendo acoso sexual y hacer correr rumores. La agresión psicológica también puede significar controlar o manipular a otros por medio de dañar o amenazar con dañar relaciones que valoran. Las jóvenes agresoras demuestran este comportamiento cuando hacen correr intencionalmente rumores sobre otra persona o usan lenguaje corporal o toman acciones no verbales para excluir a alguien o dañar su sentido de autoestima.

Es mucho más difícil que los padres puedan percatarse de ello porque es disimulado, silencioso o clandestino. Es más difícil ver y explicar este comportamiento porque es la palabra de una persona contra la de otra.

El mirón

Algunos expertos indican que al cambiar la actitud de los niños que son testigos, pero que no son víctimas del comportamiento agresivo, puede tener un gran impacto en los agresores. Debido a que a los agresores les encanta tener un público, el mirón que alienta o tolera esa actitud hace que el agresor se sienta más fuerte. La capacitación por medio de la dramatización puede ayudar a la juventud a reconocer una situación potencialmente peligrosa. El mirón puede parar al agresor al decir simplemente: "Eso no es guay."

La juventud necesita entender que defender lo que es justo puede ser muy eficaz. Haga lo posible por convertir a su hijo(a) adolescente en un promotor de cambio. Explíquele la diferencia entre contar y chismosear. Chismosear es cuando se dice algo sólo para meter a otra persona en problemas. Contar es cuando informa que uno mismo u otra persona corre peligro.

¿Qué puede hacer usted si su adolescente es víctima de un agresor?

En general, los niños asertivos y que tienen seguridad en sí mismos no son víctimas de agresores. Es sorprendente que los jóvenes que tienen sobrepeso, usan anteojos o son inteligentes no tienden a ser más agredidos que otros. Generalmente, las víctimas son jóvenes que demuestran características psicológicas como la de ser extremadamente pasivos, sensibles a la crítica o tener poca autoestima. A continuación hay algunas acciones que puede tomar si usted sospecha que su adolescente es víctima de agresores, o para ayudarle a evitar de ser víctima de un agresor.

  • Haga preguntas. Pregúntele cómo pasa su hora de almuerzo y el tiempo antes y después de la escuela. Pregunte cómo es cuando viene en el bus o camina a la escuela. Pregunte si hay pares que son víctimas de agresores, sin preguntar si su adolescente es también víctima de éstos.

  • Escuche a su hijo(a) adolescente cuando le dice que está siendo agredido o agredida y tómelo en serio. Anímelo(a) a hablar.

  • Informe a las autoridades escolares sobre todos los incidentes. Mantenga un registro escrito de quién fue lesionado y cómo, y a quienes lo reportó.

  • Enseñe a su adolescente a evitar situaciones que le exponen a la agresión. Condúzcalo hacia experiencias que le ayudarán a mejorar sus habilidades sociales.

  • Enséñele cómo responder ante una agresión. Con agresores deben demostrar seguridad y alejarse de la situación sin recurrir a la violencia. Dramatice con su adolescente cómo reaccionar y responder de manera no agresiva.

  • No le diga al joven que responda con un contraataque. Esto enseña que la única manera de responder a la violencia es solo usando más violencia. Esto les hace sentir que a los padres y profesores no les importa lo suficiente para ayudar.

  • Evite en lo posible de mirar juegos violentos, programas de televisión y películas violentos.

¿Qué puede hacer si su hijo(a) adolescente es un agresor?

  • Evalúe objetivamente el comportamiento de su hijo(a) adolescente y no se apure en justificarlo.

  • Enseñe a su hijo(a) adolescente a reconocer y expresar sus emociones de manera no violenta.

  • Enséñele habilidades para manejar y resolver conflictos.

  • Haga énfasis en hablar del tema en vez de llegar a los golpes.

  • Promueva empatía por medio de señalar las consecuencias para los demás de estas acciones verbales y físicas.

  • No menosprecie a su adolescente. Los agresores no toleran los insultos personales

  • Sea modelo del comportamiento que usted quiere que su adolescente tenga.

Los adultos deben dejar claro que el comportamiento agresivo no es aceptable y no será tolerado. Cuando se tolera la agresión, todos pierden — los agresores, las víctimas y los mirones.

Kathleen A. Olson, Program Director en partnering for school success

Jodi Dworkin, Extension specialist y associate professor en family social science

Share this page:
Page survey

© 2022 Regents of the University of Minnesota. All rights reserved. The University of Minnesota is an equal opportunity educator and employer.